Solicita tu Cita
¿Dónde encontrarnos?
Title Image

Pterigion

Home  /  Pterigion

¿Qué es el Pterigion?

Es una anomalía ocular relativamente frecuente por la que se produce un crecimiento anormal de tejido de la conjuntiva sobre la córnea. Se le conoce coloquialmente como palmera o uña.

Se produce siempre en sentido horizontal desde el lado nasal o interno de la conjuntiva hacia el centro de la córnea, adoptando la forma habitual de punta de flecha o de cuña. En raras ocasiones lo hace desde el lado temporal o externo.

¿Cuáles son sus causas?

Aunque se desconoce exactamente porque se desarrolla, se considera como factores de riesgo los siguientes:

– Exposición excesiva a la luz del sol.

– Sexo masculino.

– Edad

– Realizar trabajos al aire libre.

– Exposición excesiva a condiciones ambientales irritantes como el polvo, la suciedad, el calor, el aire, la sequedad y el humo.

– Exposición excesiva a alérgenos como los solventes y químicos industriales.

La teoría más aceptada para que se produzca el crecimiento de tejido conjuntival sobre la córnea es que los factores anteriormente mencionados tienden a evitar una correcta humectación de la superficie anterior del ojo por parte de la película lagrimal, ocasionando sequedad primero e inflamación después, provocando la aparición de nuevo tejido que en ocasiones rompe el limite exterior de la cornea, penetrando en la misma.

Como este tejido produce una mayor elevación en esa zona, aumenta la dificultad de humectación, por lo que el problema se mantiene y agrava, provocando que el pterigion siga creciendo.

¿Qué síntomas produce?

El primer síntoma es el estético, ya que la persona que lo padece nota que la cornea, el cristal del ojo, pierde el aspecto circular habitual en su zona nasal, observando la aparición de un tejido blancuzco, más o menos enrojecido, que mancha la imagen del iris, el color del ojo, que es lo que se observa a través de la cornea trasparente.

Cuando solo se observa un pequeño bulto de forma redondeada o triangular , de color blanco-amarillento en el sector conjuntival indicado, sin que aún haya invadido la cornea se le conoce como pinguécula:

 

Al producir cierto abultamiento puede producir sensación de contacto al parpadear como si fuera un cuerpo extraño, o arenilla en esa zona.

En otras ocasiones se puede inflamar lo que provocaría además, enrojecimiento de la zona afecta.

¿Se puede prevenir?

La mejor forma de intentar prevenir un pterigion es evitando los factores de riesgo antes mencionados. De esa forma el uso de gafas de sol, el evitar el viento en los ojos, el humedecer los ojos habitualmente, son más recomendados cuando se observa los primeros indicios de un pterigion.

¿Cuál es su tratamiento?

En un primer momento, cuando empieza a aparecer, su tratamiento es preventivo, con las medidas indicadas anteriormente y sintomático cuando se asocian signos puntuales de inflamación. Se recomienda la realización de fotografías del ojo afecto, para su posterior comparación y poder de esa forma observar la tendencia, generalmente lenta, a crecer hacia el centro de la cornea.

No existe tratamiento médico,  siendo su único tratamiento el quirúrgico, que consiste en la extirpación del tejido anómalo sobre la cornea. En casos de tamaño muy reducido puede ser suficiente, pero en la mayoría de los casos, se requiere extirpar también la zona de conjuntiva adyacente para evitar que vuelva a reproducirse. Actualmente, sobre todo en pacientes jóvenes,  se añade una autoplastia conjuntival que consiste en quitar una zona de la conjuntiva superior de forma rectangular y su colocación en la zona de conjuntiva que se ha quitado en la zona nasal; de esta forma se reduce mucho la posibilidad de que se reproduzca el pterigion.

La cirugía se aconseja llevarla a cabo cuando se aprecia tendencia a crecer sobre la cornea evitando que pueda alcanzar el centro de la misma y afectar seriamentre a la visión;  se realiza con anestesia tópica y local mediante infiltración subconjuntival y la fijación de la autoplastia conjuntival puede hacerse con sutura convencional o mediante el uso de adhesivos tisulares.

Pterigión antes operación:               Pterigión recién operado:                       Pterigión al alta: