Solicita tu Cita
¿Dónde encontrarnos?
Pedir Cita Llamar Teléfono
La prioridad de nuestra clínica es ofrecer un entorno seguro para nuestros pacientes. Medidas COVID-19 Más información
Title Image

Membrana epirretiniana – MER (arrugamiento macular)

Home  /  Membrana epirretiniana – MER (arrugamiento macular)

¿Qué es una membrana epirretiniana?

Se llama membrana epirretiniana (MER) a la proliferación fibrocelular que se produce en las capas más superficiales de la retina en su parte central, la región macular, provocando un arrugamiento de la misma y alteración en la disposición natural de dichas capas retinianas.

¿Qué provoca una membrana epirretiniana?

Esta alteración es secundaria en la mayoría de los casos a un desprendimiento del gel vítreo anómalo, que desencadena la formación de la misma.

 

Existen otras causas menos frecuentes a las membranas epirretinianas, por ejemplo, la inflamación secundaria a una intervención quirúrgica previa retiniana, como una cirugía de desprendimiento de retina.

¿Qué síntomas produce?

Provoca una reducción de la agudeza visual central que en estadios iniciales puede ser leve, muy sutil, y al progresar, más intensa, acompañada de lo que llamamos metamorfopsia, es decir, visión distorsionada de las imágenes (las líneas rectas se observan curvas).

¿Cómo se puede diagnosticar?

La rejilla de Amsler es muy útil para poder evaluar la distorsión de la imagen central del paciente. La OCT de macula es hoy en día el medio de diagnostico más preciso y el que nos proporciona mayor información del estado evolutivo de esta patología ocular.

¿Qué tratamiento tiene la Membrana epirretiniana?

Esta patología de la fase vítreo-retiniana requiere un control evolutivo en sus fases iniciales. En caso de reducción significativa de la agudeza visual o distorsión invalidante de la visión, se recomienda tratamiento quirúrgico, mediante la técnica quirurgica conocida como vitrectomia vía pars plana que se realiza con anestesia loco-regional (sólo se anestesia el globo ocular y región periocular) y consiste en la extracción de la parte central del gel vítreo, que rellena el ojo, y un pelado de la membrana epirretiniana, tras teñirla para una mejor visualización. Es una cirugía de una duración aproximada de una hora.

El postoperatorio en estos casos es cómodo, ya que no precisa tratamiento postural.  La recuperación visual se produce progresivamente incluso hasta un año después de la cirugía, dependiendo del caso.